La ley de segunda oportunidad y los autónomos

Si eres emprendedor debes saber que puedes sufrir problemas de deudas. No obstante, si esto llegara a sucederte, debes saber de la existencia de la Ley de Segunda Oportunidad para los autónomos.

Con esta ley los autónomos u empresarios pueden seguir con sus negocios sin tener que ahogarse en deudas o facturas, si te interesa como, a continuación, te lo mostraremos.

¿De qué trata esta ley?

Esta es una ley que sirve como salvoconducto a los autónomos que quieren seguir adelante con sus negocios, pero las deudas se lo impiden.

Esta Ley de Segunda Oportunidad te ayudará como pequeño empresario a crecer, tratando de llegar a un convenio en el que haya un compromiso a saldar las deudas de una manera más viable.

Exonera tus deudas

Con esta ley podrás librarte de las deudas relacionadas con el patrimonio y activos que tengas.

Deber tener en cuenta que esto no es algo permanente, sino más bien algo para los autónomos se centren en librar la carga, pero sin evitar sus responsabilidades.

Por lo que, si este es tu caso y quieres acogerte a la Ley de Segunda Oportunidad para los autónomos, hay dos formar de aplicarlas:

La primera es consiguiendo un acuerdo extrajudicial con los acreedores, en donde evitas los juicios, pero en donde debes comprometerte a cumplir con las deudas, ya que en caso contrario tus bienes serán confiscados.

Siendo la segunda gorma mediante un mediador concursal, es decir, una persona bajo el mismo papel que el juez, pero sin dicha implicación.

Este será un negociador que intervendrá en ambas partes para que no se llegue a otros extremos y se acuerde un compromiso de manera legal.

Lo necesario para que los autónomos apliquen a esta ley

Los requisitos necesarios para que apliques esta ley como autónomo es un inventario de bienes donde se vea qué tipo de patrimonio posees.

En caso de que los bienes no sean suficientes y sean inferiores a la deuda, podrá acceder a exoneración.

Además de esto, la constancia del juez o mediador de su “buena fe” para responsabilizarse de las deudas en el futuro.

En resumen, gracias a la Ley de Segunda Oportunidad, los autónomos, pueden enfrentarse o tienen más oportunidades de estabilizarse y mantener a flote su negocio sin tener que acortar sus ganas de emprendimiento, por lo que si esta es tu situación ¡Aprovéchala!