Temporada de lluvias

Por fin han llegado las lluvias, por fin  miramos al cielo y podemos ver un poco de esperanza ante el problema tan grande que teníamos con la sequia. Estamos expuestos a los caprichos de la meteorología y esto es como una lotería, sobre todo para las personas que viven del campo, sobre todo para hortelanos, agricultores y ganaderos, si no llueve no hay pasto, las vacas y las ovejas no comen. Si no llueve no crece el fruto, da igual el que sea, un huerto o una siembra de cereales o de maíz, olivas o viñas, cualquier cultivo necesita el agua para crecer y si no llueve  estamos apañados.

Los desguaces viven también con el tiempo, las maquinas se estropean mas cuando no llueve y es entonces cuando mas repuestos de desguace se venden. En definitiva todos  dependemos mucho del tiempo que hace, de si llueve o hace frio, el tiempo marca nuestras vidas.
Hay personas a las que les cambia el humor, hay personas que se deprimen con el mal tiempo, hay personas que sonríen mas en invierno, hay personas que no aguantan el calor del verano y es que cada personas es un mundo y todas y cada una de ellas tiene unos gustos y unas preferencias.

La lluvia es muy necesaria, si, en eso estamos de acuerdo, pero cuando tienes niños pequeños y tienes que andar con ellos por la calle con todo lo que ello conlleva, charcos, botas, paraguas, chubasqueros, constipados, mocos… Pues la verdad es que no se agradece mucho.
Muy cierto es el dicho de que nunca llueve a gusto de todos, lo que para unos es un gran día con lluvia y frio, para otros es un día odioso por lo mismo, por la lluvia. En países como Alemania o Inglaterra ya están acostumbrados a las precipitaciones continuas, sobre todo en estas fechas en las que llueve un día si y otro también.

En definitiva, el bien común es la lluvia, para todos y para todos, los que nos quejamos lo hacemos por las comodidades que perdemos cuando la lluvia hace acto de presencia, pero al saber lo necesaria que es, se nos olvidan las incomodidades y rezamos para que siga lloviendo hasta que los pantanos y los lagos alcancen los niveles correspondientes para poder asegurar el abastecimiento de las ciudades de agua potable y para que los que viven del campo lo hagan sin restricciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *