RODAR SUAVE O RAPIDO

Salir a correr genera numerosos beneficios sobre la salud de las personas. Cuando salir a rodar lo que hacemos es primeramente eliminar las tensiones acumuladas durante todo el día y producir la secreción de endorfinas u hormonas del optimismo. Estas sustancias hacen que las personas que salen de manera habitual a practicar este deporte tengan menos depresiones y cuadros de ansiedad que las personas que llevan vidas muy sedentarias.

Vamos a citar algunos ejemplos de cambios que el correr suave proporciona a tu puesto que se ha demostrado que salir a rodar a ritmos suaves y de forma continuada te proporciona una vida más longeva.

BENEFICIOS DE CORRER DESPACIO

Empecemos por el corazón, puesto que uno de los mayores beneficios que produce el running es sobre el corazón, ya que gracias al ejercicio moderado y continuado, conseguimos aumentar su volumen y disminuir su frecuencia cardiaca, pues cada latido será capaz de mover más cantidad de sangre.

Se ha demostrado por otro lado, que el running retarda el envejecimiento pulmonar, aumenta el intercambio gaseoso en los pulmones, disminuye la sensación de jadeo y fortalece la musculatura del aparato respiratorio. Además aumenta la elasticidad de las arterias de modo que se disminuye el riesgo de problemas vasculares.

Otro beneficio de rodar suave, es que a partir de los 40 años, se reduce la capacidad de mantener el equilibrio y la capacidad de coordinación y el ejercicio aeróbico moderado es la mejor forma de frenar ese deterioro. Se ha demostrado que las personas que corren de manera regular cuando llegan a la madurez tienen menores pérdidas de masa ósea que aquellas que han llevado una vida más sedentaria. Se dice también que cuando hay inactividad prolongada, el hueso pierde rápidamente parte de su fortaleza y el cartílago su elasticidad, cosa que no ocurre si realizamos ejercicio moderado.

Para terminar, comentaremos otro beneficio de correr lento y es que te permite comer prácticamente de todo y mantener tu peso controlado, ya que es una de las mejores herramientas para perder peso y ayudarte a mantener la figura estilizada. El hecho de  correr a velocidades moderadas hace que la piel se vuelva tersa, los músculos se tonifiquen y consigue mayor pérdida de peso.

Y decir que para conseguir todos estos beneficios no hace falta correr rápido, ya que correr rápido ocasiona entre otras cosas, mayores probabilidades de lesiones, mayor sensación de agotamiento y mayores necesidades de tiempos de recuperación y sobre todo mucho más tiempo  de entrenamiento.

Existen modelos de pulsómetros avanzados, como el Garmin Fénix 5, que proporcionan datos de recuperación y nivel de entrenamiento muy interesantes para conocer cómo nos está afectando el ejercicio a nuestro cuerpo.

Por eso, olvídate de la velocidad y simplemente sal a correr un rato. Tu mente y tu cuerpo te lo agradecerán.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *